Granada, ciudad de arte, cultura y naranjos

Image

Mientras le narro a mi hijo un cuento sobre la poesía e historias de Federico García Lorca (poeta y dramaturgo granadino), mi mente recuerda con nostalgia una de las ciudades más hermosas que he visitado. ¡Es toda una maja!

En cada esquina, iglesia, calles, mercado, arquitectura, artesanías, su música y su gente, se respira calidez, arte, además de cultura milenaria, ya que fue parte del Reino Zirí y Nazarí (dinastía musulmana), de ahí los rasgos físicos que reflejan sus hombres y mujeres, como ellos dicen: ¡guapos!

Posee un aire a nuestra Cuenca ecuatoriana, talvez por eso me sentía más cerca de casa y fue fácil movilizarme dentro de la urbe. Con aproximadamente 250.000 habitantes, es una ciudad pequeña que pertenece a la provincia con el mismo nombre y a la comunidad autónoma andaluza. Pintoresca por la variedad de colores que se observan en la primavera, cuando el día está despejado se puede mirar la Sierra Nevada, hogar de las montañas más elevadas de la Península Ibérica, ¡es todo un espectáculo!

Aunque estuve una semana por un curso de mi maestría, conocí algunos sitios interesantes, entre ellos: El Parque Nacional La Alhambra, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco (1984), es obligatorio visitarlo; junto a él El Generalife (jardines del palacio); El Parque de las Ciencias, un museo interactivo en donde se sentirán como un niño por la infinidad de actividades que hay; la iglesia La Catedral Metropolitana de la Encarnación, ubicada en una de las arterias principales, La Gran Vía de Colón; la calle Reyes Católicos, donde encontrarán las marcas de moda; La Carrera del Darro, uno de los caminos más antiguos, desde ahí pueden apreciar el castillo del Alhambra, además de tomar sentados una copa de vino, cerveza o degustar de unas tapas (piqueos).

Otra opción si les gusta la ‘farra’ son los bares de las calles Navas (fui a uno con buen ambiente y una carta extensa); o la Varela, entre otras propuestas. Pero si hay un show al que deben ir es a un tablado; hay algunos alrededor de la urbe y lo van a disfrutar.

Ciudad de naranjos amargos (en cada cuadra y se ven bellos cuando florecen), de olor agradable por sus flores y de sonrisas a cada paso por la cordialidad de sus ciudadanos, es un lugar especial. Un amigo granadino me decía hace unos días: “es pequeña, pero tiene de todo. Tiene magia, tiene duende, ¡es real!”. Para mí tiene un ángel, uno que la mantiene atractiva y única en su especie.

Fotografía: Elena Paucar y yo
Corrección de estilo: Jorge Ugarte - @jaua2017

Image
Interior de la iglesia Sagrado Corazón de Jesús, ubicada en la calle Gran Vía de Colón.
Image

Vista desde las torres del Alhambra hacia la ciudad.

Image

Patio de Los Leones (Alhambra), siempre está en mantenimiento y cuidado.

Image
La variedad de colores en unos de los parques frente al Alhambra, ¡florece la primavera!
Image

Pileta en la calle Reyes Católicos. A lo largo de la avenida se encuentran las principales tiendas de moda.

Image

Puesto de especias y frutos secos a un costado de La Catedral.

Image

Patio de los Arrayanes, en el interior del Palacio Comares en Alhambra.

Image

En la calle Gran Vía de Colón se ubican una serie de hoteles, cafeterías y negocios.

Image

A la entrada del BioDomo en el Parque de las Ciencias.

Image